Sobre las cumbres de los Andes, un curandero busca los últimos sanadores del alma y del cuerpo. Hombres y mujeres de extraordinaria competencia, los curanderos reciben todavía hoy en los pueblos de montaña un millar de pacientes y desde muchas generaciones transmiten los segretos antiguos de la medicina peruana. Un viaje fascinante sobre una civilización que le ha costado conservarse, cuyo tesoro precioso de sabiduria y tradición no puede ser perdido.

Los curanderos non son solamente doctores como nosotros los entendemos en Occidente. Su enfoque a las patologias aconseja de hecho el uso de remedios y plantas medicinales, pero sobretodo ayuda al enfermo a observarse a sí mismo y a individuar su personal vía de sanación.

Los más famosos curanderos, escondidos en los lugares inaccesibles, transmiten un amplio conocimiento medicinal a unos pocos discípulos. Su competencia es tal que algunos reciben todavía hoy, desde qualquier lugar del mundo. Un millar de enfermos, también en la fase terminal, prefieren la ayuda de estos especialistas en vez de los largos trámites en los sofisticados hospitales modernos.

Junto a las terapias, estos taumaturgos del tercer milenio enseñan un modo distinto de concebir la vida: menos sofocado, menos consumistico, más humano.

En su investigación documentada, Hernán Huarache Mamani devuelve la dignidad a estas figuras que desde tiempo inmemorial encarnan el arte de “curarse” y la modernidad ya no puede prescindir de ello.

6609-Ultimi_curanderos.indd

LUGLIO 2012
Italiano
ISBN:
978-88-566-1722-41
EDIZIONI PIEMME, IT